domingo, diciembre 24, 2006

Se me olvidó que era domingo




El gentío en la calle, los comercios abiertos y la bulla que hay en las casas me hizo olvidar que era domingo. Domingo de Navidad, esa fiesta que celebramos los cristianos pero que ha dejado de tener el significado original el del nacimiento de Jesucristo.

Me quedé en casa, limpiando, cocinando una que otra cosa, arreglando el cuarto (suelo lavar y dejar unos cuantos días la ropa limpian en las cestas), quizás aquí la Navidad no tiene el mismo significado que tendrá para un habitante de New York que cada año ve caer la nieve como símbolo de esta fiesta. O para los españoles que se han apostado ya en las inmediaciones de la Plaza Cibeles para ver los estallidos de los fuegos artificiales.

La mayoría de los venezolanos se sentarán en las mesas de sus casas con su familia a degustar una buena hallaca, otros quizás se acostarán temprano o cumplirán por obligación con el ritual navideño. Muchos están trabajando en la sala de un hospital, en el comando policial o en el puesto de vigilancia. Otros quisiéramos estar observando muchas cosas en este día. Quisiera tener el poder de ver que sucede en este momento en China, en Japón, en Bulgaria, en Marruecos, en la India, en Nueva York, en Londres, en Paris. Hay muchos lugares remotos donde no creen en la Navidad, tienen otro norte en sus vidas. Son musulmanes, judíos, hindúes o ateos.

Y a mi se me olvidó que era domingo, domingo de Navidad.

Señor que hoy como ayer puedas nacer en el corazón de una persona que realmente te necesite, esté en la china, en Caricuao o en Mozambique, pero que nazcas hoy.

3 comentarios:

Laura dijo...

jajajaja a mi tambien se m olvido, gracias por recordarmelo!

Felices fiestas!

Anónimo dijo...

Que te olvides de que es domingo no es tan importante, sino saber que el Niño Jesús nació otra vez para acompañarnos por el camino de la vida.
Por este medio saludo a toda Venezuela y su "gente de paz" y un saludo para los amigos junto a mis deseos de un venturoso 2007, desde el cono Sur. María

Jesús Nieves Montero dijo...

¡Que nazaca y esté presente todos los días del año!

¡Salud por los ritos que nos invitan a recordar que, en el fondo, somos mucho mejores de lo que generalmente parecemos!

j.