jueves, diciembre 28, 2006

Hollywood y la pesca de arrastre

Fui al cine, Happy Feet fue la película elegida para distraer a dos bebes que me roban el corazón aunque no tienen ni una gota de mi sangre. La carita de impresión que ponen frente a la pantalla gigante me conmueve, es como descubrir el mundo con ellos.

Más allá de las impresiones y sensaciones que me da ir al cine y ver filmes infantiles, me quedé gratamente sorprendida por esta película. La lucha de los pingüinos imperiales por preservar su hábitat y conservar la especie vale la pena un post.

Y es que en unos de esos zapping que suelo hacer con el control remoto en casa, vi un documental de Nat Geo (National Geographic), acerca de la situación con la pesca indiscriminada principalmente a través del mecanismo de arrastre. Realmente los seres humanos además de devorarnos unos a otros tenemos la capacidad de destruir lo hermoso que nos rodea.

El alto consumo de productos del mar ha hecho que la industria pesquera (de arrastre) busque cada vez más fronteras marinas para lograr abastecer el mercado. Sin embargo, esta pesca indiscriminada esta acabando con el fondo marino, se llevan consigo desde corales, hasta delfines que son victimas de una faena irresponsable. Muchas especies están a punto de desaparecer. No nos percatamos lo que hay detrás de un suculento plato de pescado frito acompañado de patacón con queso a orillas de la plaza en Choroni por ejemplo. Hay un océano que comienza a resistirse y a enviar alertas sobre los daños que hemos causado en sus entrañas.

En el reportaje de Nat Geo, luego de hacerse un diagnostico sobre la critica situación del fondo marino y la merma de las especies, se daba la grata noticia de que estudios de la ONU alertaban sobre los daños irreversibles de la pesca de arrastre en el mundo. Por lo menos parece que existe la buena intención de tomar algunas medidas. En la Unión Europea hablan de la pesca responsable, vamos a ver que sucede.


En la película Happy Feet, un osado pingüino se atreve a marchar en busca de lo desconocido (los alienígenas, es decir nosotros) para alzar sus patas o aletas, como señal de alerta para que los seres humanos recapacitemos sobre el daño que esta causando la pesca de arrastre al ecosistema marino.

No tengo ni idea de cómo ayudar a remediar esta situación, pero recuerdo toda la alharaca que se creo en el país (hasta un paro hubo), por la aprobación de la Ley de Pesca y Acuicultura. Para los que no tienen ni la más mínima idea, en esta ley por fin se reconoce que la pesca de arrastre o industrial debe hacerse a unas cuantas millas de la orilla para evitar que especies como La Sardina se alejen de las costas venezolanas. No sé como marchan las cosas en la práctica, pero esta ley (en papel) beneficia la pesca artesanal y libera nuestra costa
de fallecer por el daño que causa la captura de arrastre. Intentaré investigar cómo va todo con mis amigos los pescadores, es un tema que me encanta.

Mientras tanto, el 2007 ha sido dedicado por la ONU a la preservación de los delfines. Quizás aparezca una película en Hollywood llamada La aleta feliz por decir algo. No, no que va, se me acaba de ocurrir un nombre mejor, Flipper, seguro que será un éxito.

PD: fotos extraídas de la web. Una de ellas la de la ley de pesca la saque de esta página: http://www.profesionalespcm.org/Venezuela/fotos2/NoPescaArrastre.j

2 comentarios:

Khabiria dijo...

Katiuska no he visto esta película todavía, solo vi los cortes..."a veces la diferencia puede hacer la Gran diferencia"...
La Ley de pesca ha sido trastocada políticamente, sintomar en cuenta que realmente beneficia los pescadores artesanales...
Bueno colega, te dejo un abrazo inmenso navideño con mis mejores deseos para ti!
:)

Katiuska Hernández Rojas dijo...

gracias khabira feliz navidad para ti también.