viernes, marzo 27, 2009

Pesca de arrastre eliminada





AMBIENTE ONU podría restringir la pesca de arrastre

Está en juego
el lecho marino



Mientras que algunos apoyan la
prohibición de esta forma de pesca, para
otros debió limitarse mediante reducción
de embarcaciones y de zonas marinas


KATIUSKA HERNANDEZ
khernandez@el-nacional.com

El 14 de marzo de este año, Venezuela fue declarada nación libre de la pesca de arrastre industrial, y comenzó una fase de eliminación progresiva de este tipo de captura en su forma
artesanal.
La decisión del Gobierno, expresada desde hace un año en la Ley de Pesca y Acuicultura, desató distintas posiciones a favor y en contra. Los industriales rechazaron la medida por considerar que afecta a más de 25.000 personas que de manera directa e indirecta. Mientras, el Ejecutivo alegó que la prohibición era una deuda pendiente con el medio ambiente.
Quienes defienden la eliminación de esta actividad no niegan su beneplácito por la medida. Alfredo Gómez, coordinador del Departamento de Investigaciones Marinas de la Fundación Museo del Mar, en el estado Nueva Esparta, es uno de los 3.000 científicos que a escala mundial firmaron en 2002 a favor de prohibir este tipo de pesca. Sostiene que la Organización de las Naciones Unidas podría aprobar en el futuro inmediato un pronunciamiento en contra de esta
práctica pesquera debido a que representa una verdadera amenaza para la biodiversidad marina. Se calcula que si no se controla la pesca industrial y la rastropesca, en 50 años no habrá especies marinas para comer.
“La pesca de fondo está limitada en el Pacífico sur, y algunos países han tomado medidas para restringirla; la realidad es que la pesca de arrastre es devastadora. Con su eliminación se podrá, sin duda, renovar el fondo marino”. Señaló que en el caso de Venezuela la realidad es que el aporte de la actividad industrial de arrastre a la producción pesquera es de sólo 6%, mientras que la captura artesanal tiene el mayor peso sobre el abastecimiento de especies.
Gómez aboga por que se realicen más estudios para determinar no sólo el daño de la pesca de arrastre, sino para descubrir por qué se han alejado de las costas del país especies como las sardinas. Aunque no existe una relación entre la desaparición de la sardina y la pesca de arrastre, Gómez hace un llamado al Gobierno y al sector privado para que apoyen la investigación en este sentido.
Un estudio realizado por Luis Marcado y Ana Cabello, especialistas del antiguo Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias, ahora INIA, reveló que más de 66% de lo que se captura en arrastre corresponde al descarte o basura marina. Alrededor de 122 especies se desechan con esta práctica. En Venezuela, la basura camaronera se calculaba en 120 millones de kilogramos al año. Si se toma en cuenta que estos barcos realizaban 4 caladas en 3 horas, a una velocidad de 4,6 kilómetros por hora, se calcula que en una noche abarcaban 55,2 kilómetros, y que con una boca de red de 30 metros afectaban 167 hectáreas.
Al calcular el impacto ambiental anual de esta actividad se advierte que el barrido de estas redes sobre 1,67 kilómetros cuadrados, multiplicada por 200 días de labor y por 300 rastras efectuadas, da como resultado la devastación de 100.200 kilómetros cuadrados al año. El profesor Gómez indicó que una alternativa para la pesca de camarón es el desarrollo de áreas de cultivo. Señaló que para obtener aproximadamente 10.000 toneladas de este crustáceo que se pescaba mediante el arrastre, se requiere la creación de 50 granjas para el cultivo, con una extensión de 40 hectáreas cada una, eso permitiría garantizar el abastecimiento.

Limitarse, no eliminarse. Carlos Giménez, ex director del antiguo Servicio Autónomo de los Recursos Pesqueros, sostiene que la pesca de arrastre en Venezuela no debió eliminarse sino limitarse mediante la reducción de las embarcaciones y el establecimiento de zonas de pesca. Explicó que las embarcaciones ya habían adoptado innovaciones tecnológicas para minimizar el impacto de la pesca de fondo. “Venezuela estaba entre los 12 países que desarrollaban un programa cooperativo con la FAO para introducir esos mecanismos que permitirían que los descartes fuesen menores”, dijo. Aclaró que la pesca de arrastre se ejercía en Venezuela en fondos marinos que se renuevan con facilidad y no en zonas de arrecifes coralinos. “El problema
de la pesca de arrastre se presenta cuando se practica a mucha profundidad, pero ese tipo de pesca no se ejerce en Venezuela. En el país llega a 30 brazas de profundidad. A mi juicio, no ha debido eliminarse la pesca de arrastre, pero sí limitarse a determinadas zonas y reducir el número de barcos, además de establecer vedas y fomentar el uso de dispositivos tecnológicos para reducir el descarte”, agregó. Carlos Giménez advirtió que se tiene que tener cuidado con el desarrollo del cultivo de camarón para hacer caso a las recomendaciones del Código Internacional
de Conducta para la Pesca Responsable, dado que estas prácticas pueden ocasionar perjuicios ambientales.
Tanto los detractores de la pesca de arrastre como los que apoyan su limitación pero no su eliminación, coinciden en que la sobreexplotación pesquera causa daños importantes en la biodiversidad marina.

3 comentarios:

dakar dijo...

Hola Katy...

Segú el gráfico que muestras la pesca de arrastre representa muy poco (6% máx) de la pesca.

¿qué opinas tu de la medida de eliminación? es buena, es perjudicial?

Saludos

Periodismo económico dijo...

Hola Dakar, los productos que se pescan mediante el arrastre representan según el Gobierno 6% de las especies que se comercializan y se consumen en el país. Lo que sucede es que aunque se venda poco según alega el Gobierno, cuando se realizaba esta pesca se arrastraba en las redes una cantidad de especies no comercializables que se desechaban al mar como basura marina (66% era desechado. Estoy de acuerdo con que se haya tomado una medida en contra de esta actividad, pero creo que se pudo haber limitado y no eliminado del todo. De todas maneras la decisión ya fue tomada, ahora esta pendiente la colocación de más de 1.700 personas que dependían directamente de esta actividad y quedaron desempleados.

Anónimo dijo...

Hola Katy, el error sobre las consideraciones referentes a la pesca de arrastre es que el gobierno a tratado de manipular la opinion publica en cuanto a los efectos de la eliminacion de la pesca de arrastre, pues no solamente son los marinos de esos barcos los que dejan de trabajar sino los trabajadores de las fabricas de hielo que atendian a esa flota, los trabajadores de las plantas procesadoras de productos provenientes de esa flota, los talleres metalmecanicos y mantenimiento para esa flota, los caleteros que descargaban esos barcos y asi pare de contar...
Afirmo esto pues soy un trabajador de una planta procesadora de merluza y curbinata que suspendió sus labores el jueves 2 de abril pasado por no tener inventario de producto para procesar...
Que hacemos?? Que funcionario de gobierno se ha hacercado a esta otra actividad que tiene una fuerza de trabajo superior a la de los mismo barcos que la provocan??
Hago este comentario con el fin de provocar una reflexión..
Estoy de acuerdo que nuestro gobierno tiene la facultad de establecer las normas que pongan en claro las reglas de juego..pero debieron haber planificado mejor "EL COMO SE DEBIÓ HABER EFECTUADO LA ELIMINACION DE ESA ACTIVIDAD MINIMIZANDO LOS EFECTOS NEGATIVOS TALES COMO DEJARNOS A MAS DE 18.000 PERSONAS EN LA CALLE SIN CONTAR LOS MARINOS DE ESOS BARCOS.
Cordial saludo, Enrique Salazar