martes, abril 10, 2007

¿Qué hice el 11 de abril de 2002?

En el 2002, tenía asignada la cobertura de la fuente empresarial (hasta hoy la tengo) en el diario El Nacional, Fedecámaras es una de esas fuentes así como otros gremios alternativos que han surgido afectos al Gobierno: Confagan, Fegaven, Empreven...

Ese 11 de abril salí de mi casa rumbo a Fedecámaras. Tenía que seguirle la pista al entonces presidente de ese organismo del sector privado, Pedro Carmona Estanga. Cuando llego ya se habían marchado todos los dirigentes de otros organismos empresariales y entonces junto con una compañera de Últimas Noticias (Gabriela Iribarren), nos dispusimos a tomar un taxi que nos acercara lo más posible a la concentración en las inmediaciones del Pdvsa Chuao, actualmente Unefa si no me equivoco.

Fue imposible llegar en taxi, así que nos bajamos del carro y pedimos la cola a dos motorizados de la clase alta por la pinta que tenían. Ellos nos acercaron a la concentración. En medio de los discursos de los distintos lideres de la oposición de entonces, hicimos nuestro trabajo de entrevistar a los empresarios que estaban allí. Cuando dice Guaicaipuro Lameda y otros personeros de la oposición: Vamos a Miraflores; Gabriela y yo nos quedamos un poco asombradas, la gente estaba realmente eufórica y alterada, gritando que renuncie, fuera Chávez y otras consignas propias de esos días de paro y marchas. Todos como una gran ola comenzaron a marchar por la autopista Francisco Fajardo. Tengo que reconocer que me dió miedo todo aquello, yo pensaba: "hasta miraflores, eso generará un enfrentamiento".

No sé si fue mi espíritu de sobrevivencia o el miedo al tumulto de gente y mi baja estatura, lo que me hizo salirme de la marcha. Casi no podía respirar entre la gente por lo menos a la altura de elevado luego de Chuao con dirección al centro. Pero jalé a mi compañera y le dije: no sé ya cumplimos con nuestro trabajo de entrevistar a esta gente, mejor vamos a nuestros periódicos y esperamos que nos envíen para otra parte, total la marcha le toca a otros periodistas de otras áreas. Además tu tienes hijos, asi que no le busquemos males al cuerpo.

Tomamos un taxi en las Mercedes que corrió y se desvió por calles alternas a la autopista y llegamos a la plaza O`leary. Me quedé allí y gabi siguió hasta Ultimas Noticias. El taxista no quiso dejarla en el periodico, ya comenzaban a aglomerarse los grupos afectos al Gobierno en la avenida Urdaneta. Ella subió a pie hasta su trabajo y no supe más. Aclaro no supe más de su día, pero llegó sana y salva a su diario gracias a Dios.

Cuando llegué al periódico algunos de mis compañeros seguían en la calle. Comencé a desgrabar lo que tenía y a transcribir. Sin embargo no aguante la picazón periodística y me fui a la Plaza O´leary de nuevo. Alcancé a ver algunos empresarios en los alrededores de la plaza, hasta que comenzaron los disparos y vi como se llevaban a Pedro Carmona en moto. Luego se fueron en otros medios de transporte los demás empresarios. Salí corriendo con un pasante del diario hacia la esquina de Puerto Escondido (muy oportuno el nombre en ese momento). Entré al diario y seguí todo por televisión. Las imagenes de Puente Llaguno me impactaron. Algunos compañeros se atrevieron a ir cerca de ese lugar y nos contaban de inmediato que los caídos eran de ambos lados. Y 5 años después los responsables de ambos bandos no han sido juzgados.

Escribí mi información y me fui a la casa "relativamente temprano" a eso de las 7 a 8 de la noche. El celular no dejaba de sonar: mi jefe me decía que algo sucedía y que estuviera atenta con Fedecámaras.

Luego de la media noche recibí una llamada de una fuente del sector empresarial que me confirmaba que Pedro Carmona Estanga estaba en Fuerte Tiuna y había aceptado ser el presidente de la transición. Por su puesto lo comuniqué al diario. Así terminó mi día el 11 de abril. Igual no pude dormir en toda la noche. Seguí el resto por televisión y radio, hasta que comenzó la etapa extraña de la transición que luego se convirtió en el error más grande desde mi punto de vista de la oposicón de este país: el decreto de ultra derecha, inconstitucional.

Esto continuará...

2 comentarios:

Alonso dijo...

Que bien contado y que interesante.
Y que poco abemos desde aquí. Malaga. España)
Gracias

Alonso

Katiuska Hernández Rojas dijo...

Este proceso que vivimos en Venezuela puede parecernos un poco fastidioso a los venezolanos, algunos salen huyendo y no soportan lo que sucede, otros nos quedamos y estamos interpretando todos los días lo que ocurre. prometo una segunda y tercera parte de esto, pero siempre que voy a escribirlo resulta que dejo en mi trabajo un material muy importante para terminar los post. asi que pido disculpas y será hasta el martes que vuelva a escribir.