martes, diciembre 01, 2009

Sequía Agrícola


Sequía Agrícola

La fuerte sequía y los bajos precios atentan contra la producción

KATIUSKA HERNÁNDEZ
khernandez@el-nacional.com

La promesa gubernamental de convertir a Venezuela en una potencia agrícola corre el riesgo de quedar en el archivo de las metas que no se cumplieron. Aunque los productores reconocen algunos avances como el incremento de la cartera de créditos y la exoneración de impuesto sobre la renta, hay problemas graves como las intervenciones de tierras, la baja rentabilidad económica y la sequía que atentan contra el desarrollo del sector.
Los productores critican que la única solución que tenga el Gobierno cuando se enfrenta a la caída de rubros estratégicos sea la importación masiva, sin diseñar un plan que permita en el mediano y largo plazo revertir la dependencia en el comercio exterior.
Las importaciones de alimentos y rubros agrícolas pasaron de 1,7 millardos de dólares a inicios de este Gobierno en 1999, a más de 7,4 millardos de dólares en 2008, lo que significa un alza de 335,29% y la factura sigue incrementándose. Las compras directas que realizan empresas del Estado como la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas para Mercal y Bariven filial de Petróleos de Venezuela para suministrar a las bodegas de Pdval se incrementa mes a mes.
El país se ha convertido en un gran comprador de alimentos en el mercado internacional. En los últimos meses han llegado barcos llenos de azúcar, ganado, leche, arroz, café, caraotas y otros rubros para cubrir el déficit que se tiene en la producción nacional. Estas importaciones se suman a las compras tradicionales de trigo, maíz amarillo, grasas y otras materias primas que no se producen en el país.
Algunos analistas calculan que más de la mitad de los productos de la cesta básica son importados. Aunque el Gobierno no lo reconoce, el ministro de Alimentación, Félix Osorio, afirmó recientemente que gracias al plan de soberanía en el sector, se estima que 2014 se pueda producir en el país, al menos, el 60% de los alimentos que componen la cesta básica.




Vulnerables. Un informe de Fedeagro presentado por Germán Briceño, presidente del Instituto de Políticas Agrícolas de ese gremio, advierte que Venezuela se ha ce más vulnerable desde el punto de vista de la seguridad alimentaria. “La oferta interna de materia prima agrícola, no alcanza a satisfacer la demanda de rubros básica de consumo masivo y de alta sensibilidad”, sostiene. El informe indica que la brecha entre la producción y el consumo se hace más grande y la dependencia de las importaciones para abastecer el mercado interno; además de las dificultades recurrentes de un mercado internacional de alimentos muy inestable, con un dólar sobrevaluado, sin pago de aranceles y subsidiadas en sus países de origen, conspiran contra la producción nacional.
Briceño sostiene que se requiere una acción concertada entre los sectores públicos y privado para enfrentar el reto del crecimiento sectorial. Explica que ha factores como la intervención de la propiedad agraria que afecta la productividad en el campo, aunado a la inseguridad personal y de vienes, el control de precios, los altos costos de producción y problemas de transporte y vialidad que atentan contra el sector agrícola y pecuario. En la mayoría de los rubros los precios regulados afectan la rentabilidad.

Visión por rubro.

Los rubros más críticos en el país son arroz y maíz que por la sequía se prevé un descenso en la producción y un déficit. Además de la producción de carne y leche que se ha reducido en más de 50% por las intervenciones de tierras a lo que se suma el retroceso en la producción de caña de azúcar.
-Arroz: La caída de la producción y los problemas de contrabando han afectado el abastecimiento interno. En los últimos 18 meses se han importado más de 540.000 toneladas de arroz paddy para poder cubrir la demanda local. A principios de año se acusó a las empresas que procesan el producto de acaparamiento y se intervinieron varias plantas. Pero el Gobierno tuvo que ocultar la caída en la producción con nuevas importaciones. Cada semana se anuncian nuevas compras del producto a países como Argentina, Ecuador y Guyana.
La producción nacional se calcula en 739.500 toneladas (entre 2008 y 2009) y el consumo de arroz es de 925.600 toneladas. Hace más de 5 años el país exportaba a Colombia entre 120.000 y 150.000 toneladas. Pero ahora no hay ni para cubrir el consumo interno. En los últimos meses la sequía ha afectado la siembra y los rendimientos han caído de 5.000 kilos por hectárea a menos de 4.000 kilos.
-Maíz: Fedeagro reconoce que ha habido un incremento en las hectáreas sembradas y en la producción de maíz hasta 2008. sin embargo, sostienen que a raíz de la fuerte sequía la producción este año se reducirá considerablemente. Algunas cifras apuntan a que sólo se lograrán cosechar 950.000 toneladas de maíz blanco cuando el año pasado llegó a 1,2 millones de toneladas, una caída de 20,83%. Por primera vez en 20 años el Gobierno importó 100.000 toneladas de maíz blanco de México cuando antes el país se autoabastecía. En el caso del maíz amarillo la producción también reporta una reducción de 43,3% al pasar de 1,2 millones de toneladas a 680.000 toneladas este año según cifras preliminares. Tradicionalmente el país importa este cereal principalmente para la industria de alimentos balanceados.
-Azúcar: Las intervenciones y la baja rentabilidad del rubro han hecho que la superficie sembrada se reduzca de 120.000 a menos de 95.000 hectareas de caña. La producción se ha reducido en 4 años de 9 millones de toneladas de caña a menos de 7 millones y la Federación Nacional de Cañicultores advierte que para la zafra 2009 y 2010 que está retrasada, sólo se cosecharán 6 millones de toneladas. Este año se han importado más de 500.000 toneladas y para 2010 se requerirá la compra de entre 680.000 y 700.000 toneladas. Los productores piden el pago a tiempo del subsidio y un plan para recuperar más de 20.000 hectáreas sembradas. La respuesta hasta ahora es intervenir tierras sembradas de caña y expropiar centrales, mientras siguen llegando barcos con azúcar cruda de Brasil a precios superiores a lo que costaría reactivar el sector en el país.
-Café: A principios de 2009 productores e industriales alertaron al Gobierno que la cosecha no alcanzaría para abastecer el mercado. El contrabando, la baja rentabilidad del producto y la caída de la producción se unieron para generar una crisis en el sector. El déficit se calculaba en 200.000 quintales para lograr atender el mercado.
El Gobierno acusó a las empresas de contribuir con el contrabando e intervino las torrefactoras Fama de América y Café Madrid. Luego de dos meses y medio de intervención el Gobierno ha tenido que importar café para poder abastecer tanto a las plantas ocupadas como a las pequeñas torrefactoras que se quedaron sin materia prima. En el ministerio de Agricultura se niegan a reconocer que la producción cayó. Mientras tanto los productores temen que la cosecha 2009 y 2010 que se inicio este mes sea ligeramente inferior a la anterior y vuelva a generarse un déficit de producción. El precio fijado para el quintal de café entre 486 y 585 bolívares no cubre los costos de producción y persisten los problemas de rentabilidad. Los agricultores cuestionan que si ahora el Ejecutivo controla el 80% de las torrefactoras, de quién será la responsabilidad de la falta de café en 2010.
-Leche: Hace 10 años la producción era de 61,5 litros por habitante al año. En la actualidad, ha disminuido a 52 litros por persona, lo que representa una caída de 15% según Fedenaga. En 2008 se calcula que la producción nacional fue de 1.470 millones de litros, mientras que el consumo es de 3.152 millones de litros, por lo que al año se debe importar el equivalente a más de 1.700 millones de litros. La poca planificación de las importaciones ha hecho que el mercado se sature de productos de otros países y se afecte la colocación de la leche nacional. los productores han pedido que se otorguen los permiso cuando hay caída de la producción nacional es decir entre enero y mayo- Recientemente el Gobierno aprobó un contingente de importaciones por el orden de 240.000 toneladas.
-Carne: Más de 600 fincas ganaderas intervenidas dan como resultado una caída de 50% en la producción de carne. Hace 10 años los ganaderos producían 17,4 kilos de carne por persona al año, lo que representaba 99% del consumo nacional. Esta proporción bajó hace 4 años a 15,3 kilos por persona, equivalente a 80% de la demanda, y para el año 2009 se calcula que la producción descienda hasta 7,8 kilos por habitante al año, es decir 38% del consumo total de la población. De 20,5 kilos de carne que cada venezolano consumirá este año, 12,7 kilos deberán ser traídos del extranjero. En las zonas ganaderas hay alerta por las intervenciones y los secuestros. Los ganaderos en lugar de invertir venden los animales para recudir a la mínima expresión la producción por temor a los secuestros y a la afectación de las tierras.



1 comentario:

ALEXIS dijo...

Buenas noches Srta Katiuska,reciba un cordial saludo desde el Tachira: Me parece muy interesante su articulo "Sequia Agricola", soy estudiante de postgrado y me gustaria saber las fuentes que utilizo para escribirlo, me refiero las cifras acerca de las importaciones de alimentos, las compras de los mismos en el exterior, y el informe de Fedeagro, ¿donde lo podria leer?seria de gran utilidad para mi, me seria de gran ayuda su informacion. Gracias y siga escribiendo, como lo hace, sus apreciaciones son muy acertivas. alexis_labrador@hotmail.com